Prólogo

Los recuerdos de las chozas en la pobreza astronómica, las quebradas pintadas de la blanca nieve en cada amanecer, las flores y los verdes pastizales coloreaban las zonas de ese pequeño pueblo. Las montañas de esas imponentes Rocas de pencas y arbustos y las deslumbrantes historias de una realidad, que para muchos podrían se amargas,  para otros era el éxtasis de la vida.

Suesca, un pueblo donde las desventuras cotidianas abundan para una mujer de pelo blanco pero sonrisa a flor de piel,  de un humor e ingenio asombroso que no había nada que le quedara grande en la vida, donde cada penuria vivida, era para ella un aprendizaje que Dios en su infinita misericordia le ofrecía.

Ahí, nació Berthica, como todos la llaman, una mujer con la sabiduría y la prudencia de los Dioses, una mujer con el ahínco y el empuje para guiar y enseñar a los suyos los valores más importantes en la vida, los valores al respeto, al trabajo, a los mayores, al amor y a la vida.

Esta memorable novela, “Cuando te escuchen llorar”, arranca precisamente en el justo momento en que unos escaladores no encuentra dónde hospedarse y la única que tiene la solución, es esta noble mujer de pelo blanco, siempre dispuesta a ayudar, a dar una mano al peregrino,  a olvidarse de sí para socorrer al prójimo, ahí está esa mujer que practica lo que reza, que da sin recibir nada a cambio, que llora sin que nadie la vea derramar una lágrima.

Horacio Marcelo Canteros, a través de sus exquisitas  palabras nos regala con esta bella novela la huella de una mujer fuerte, soñadora, que posee la valentía y la sabiduría  de sembrar la delicada habilidad para educar y enseñar a trabajar.  Brinda por medio de su relato  la diversidad y talento, la creatividad y los sueños de Bertica que no se rinde con tormentas, ni miedos, ni adversidades sino todo lo contrario, una mujer con firmeza que no para la historia, sino que la va construyendo. Bertica para el pueblo constituye una fuente inagotable de amor como mujer, como madre, como hermana y como amiga.

Así mismo, el autor de la novela, recalca la importancia que tuvo para Ignacio el encuentro con Bertilia  Mocada de Silva, ella le reafirmo el valor de seguir sus ideales, de no seguir los esquemas tradicionales, ella una mujer sin educación formal, le dio a Nacho la lección más sabia de su vida, hacer lo que más gusta pero hacerlo bien, con honestidad, con ética, sin dañar a los demás, una impronta intachable que tenia doña Berthica como manual de cabecera.

Esa mujer de cabellos de ángel, que me acunó en sus entrañas otorgándome una vida llena de creaciones inventadas, de versos, memorias, amistades, risas y llantos colmados de esperanza,  de comprensión,  de respeto y  de amor incondicional, que hasta el día de hoy es un ejemplo de valor y sacrificio, que me enseño el coraje de levantarme cien veces antes las caídas y lo más relevante a creer en Dios, sí, ella es orgullosamente mi madre.





Lilia Stella Silva Moncada

Lic. en Administración
-UNQ Universidad Nacional Quilmes. Buenos Aires. Argentina-
Junio 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario